info@institutoneruda.com

INSTITUTO NERUDA
INSTITUTO NERUDA

ADICCIÓN A LAS CRIPTOMONEDAS

ADICCIÓN A LAS CRIPTOMONEDAS

Según el Instituto Valenciano de Ludopatía y Adicciones no Tóxicas (primer centro de España especializado en estos casos), la adicción a las criptomonedas está en auge.

Nos dicen que las criptomonedas son una especie de moneda digital, que no tiene un banco central que las regule, son divisas con las que se puede invertir y que fluctúan. Las más conocidas y pioneras son el Bitcoin, Ethereum o Cardano hay infinidad de ellas, unas aparecen y desaparecen meteóricamente y otras directamente son estafas.

El perfil del adicto a las criptomonedas es el de una persona joven de entre 20 y 30 años, universitario y con una carencia grande de conocimientos financieros y estadísticos. Suelen llegar a este mundo de las criptomonedas, de dos formas distintas: o bien directamente por amigos o por Youtubers e Influencers que las promocionan a cambio de dinero, o rebotados de la adicción a las apuestas deportivas.

En la adicción a las criptomonedas, hay un gran parecido con la adicción al juego online y muchos patrones similares a las apuestas, pornografía, compras online, etc… Es algo instantáneo, con cambios rápidos y el plus que implica lo atractivo por lo digital. Se genera un autoengaño, buscando un beneficio inmediato (la Dopamina) que activa los centros de recompensa del cerebro. Tienen muchas cosas en común, como los sesgos, el adicto cuando gana cree que siempre ganará y si pierde, piensa que apostando más recuperará lo perdido, (conocido como “la Falacia del Jugador”) y para ello no duda en pedir prestado o endeudarse. El paciente pierde la percepción de la realidad, del control del tiempo y el dinero invertido. Y aunque pierda, siempre alberga la esperanza de que en algún momento le cambiará la suerte y la situación dará la vuelta. Factores como la ubicuidad, compulsividad, volatilidad, inmediatez o disponibilidad, pueden influir negativamente en el desarrollo de esta enfermedad.

Es en Escocia donde se abre la primera clínica de rehabilitación contra la adicción a las criptomonedas. La mayoría de los pacientes comienza comerciando ocasionalmente y esto aumenta cuando experimentan la sensación de ganar algo de dinero, cuando este comportamiento se convierte en un hábito es cuando se corre el riesgo de ganar y perder grandes cantidades de dinero, entrando en una especie de espiral de las que les resulta imposible salir. Para conseguir salir de la adicción a las criptomonedas, es imprescindible que el paciente, con la ayuda de especialistas, identifique y acepte esta adicción. Lo cual no resulta fácil, ya que la mayoría llegan muy avergonzados, con mucho sentimiento de culpa y negando la realidad. Lo que les lleva a cerrarse y no querer hablar de ello, lo cual es un gran hándicap para poder tratarlos.

Como ocurre en el campo de las adicciones, el adicto a las criptomonedas, lo es también a todas las sustancias y conductas adictivas, con lo que se debe tratar en conjunto y conforme a todas ellas. Es por ello que los pacientes, no solo tienen restringido el uso de teléfonos, ordenadores u otros dispositivos con los que especular con criptomonedas, sino todas las drogas legales e ilegales a excepción de la nicotina y la cafeína.

Algunos factores de riesgo de la adicción a las criptomonedas, están relacionados con las características de personalidad, la sensación de riesgo (la adrenalina) y el autoengaño (creen que van a ganar dinero en lugar de ver que acabarán arruinados por invertir sus ahorros de forma compulsiva y obsesiva). También hay mucha aceptación y permisividad social, los usuarios de las criptomonedas, gozan aún de valoración y prestigio social, por su supuesto estatus y conocimientos. Es una situación idéntica a la que pasó antes de que la gente se enganchara al juego online.

Dentro de los síntomas de la adicción a las criptomonedas, aparecen: la ansiedad, depresión, irritabilidad, deudas, pasividad en las relaciones sociales y el abandono del trabajo o estudios. También son habituales y comunes las alteraciones del sueño, el paciente duerme mal, no tiene un sueño reparador o no descansa, se levanta por la noche para seguir las Bolsas y enterarse de cómo van sus inversiones, si a esto le sumamos que haya tenido pérdidas económicas, el trastorno aún se agrava más. El adicto siente la necesidad de estar siempre comprobando el precio de las monedas en las que ha invertido, llevándoles (como hemos dicho anteriormente), a ocasionarles falta de atención en el trabajo y estudios, falta de relaciones sociales con amigos y compañeros (llegando a cambiar de amistades por otras que están más relacionadas con este mundillo), todo acaba estando relacionado con las criptomonedas, pasando estas a ser el eje de su vida. Cada vez invierten mas tiempo y dinero, mienten a sus familias sobre lo que realmente están dedicándole a las criptomonedas. A eso hay que añadir que cuando no pueden dedicarles ese tiempo, ni ese dinero, empiezan a ponerse nerviosos e irritables.

La prevención y abordaje a la adicción a las criptomonedas, pasaría por:

  • Prohibir toda su publicidad que viene dada fundamentalmente por influencers, youtubers, redes sociales, medios de comunicación y esponsorizaciones deportivas (como equipos de futbol, basquet y demas).
  • Informar a los usuarios y al resto de la población, hay un gran desconocimiento de lo que es y en que consiste. Informar de su gran volatilidad, nunca podremos saber, de antemano, si realmente tendremos ganacias o pérdidas.

La adicción a las criptomonedas, es un trastorno psicológico serio, que hay que atajarlo ya mismo.

Esta web usa cookies propias y de terceros para su funcionamiento, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web.Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en la Política de Cookies.