info@institutoneruda.com

EXPRESION DE EMOCIONES

El Manejo Emocional

Las emociones que conllevan a consumir drogas, son emociones generadas por sentimientos que uno se niega a sentir. En este contexto, la droga cumple la función de enmascarar estos sentimientos, provocando reacciones negativas y de angustia.

La adicción es una forma de evitar el sentimiento de insatisfacción de la realidad que vive la persona adicta. Es una conducta de evasión y la mayor parte de las personas que evitan su realidad, no son conscientes de su insatisfacción. Por ello, en lugar de buscar ayuda, buscan la satisfacción instantánea del estímulo al que es adicto, por ello, reprimir una emoción puede convertirse en patológica.

Cuando una persona sufre dos o más trastornos o enfermedades, que se puede presentar al mismo tiempo o uno después del otro, se denomina “comorbilidad”.

Esta implica cierta interacción entre las enfermedades.

Si la adicción, afecta al cerebro, se cambian las necesidades y los anhelos de las personas, reemplazándolos por prioridades nuevas con la búsqueda y el consumo de drogas, provocando nuevos comportamientos compulsivos debilitando la capacidad para controlar los impulsos, aunque tengan consecuencias negativas, de ahí, los trastornos mentales.

Las personas que padecen trastorno por consumir drogas, pueden sufrir otras enfermedades mentales. Hay muchos genes que pueden contribuir a que se presente el trastorno por consumo de drogas y la enfermedad mental. Algunas personas tienen un gen especifico que las expone a un mayor riesgo de padecer una enfermedad mental. Un gen puede incidir en la forma en que una persona responde a una droga, los factores ambientales (estrés o trauma) pueden causar cambios genéticos trasmitiéndose entre generaciones contribuyendo a la aparición de una enfermedad mental o trastorno por consumo de drogas.

Las emociones que causan el consumo de drogas, son el miedo, la falta de autoestima, la soledad, la inmadurez emocional, las ganas de huir de las responsabilidades o de su realidad. Estas son algunas de las motivaciones que están detrás de las adicciones, mitigando sensaciones que generan la dependencia.

Para conseguir un equilibrio emocional, debemos expresar las emociones y aprender a manejarlas. 

Después de algunas semanas de abstinencia, las emociones suelen reaparecer siendo posible no saber como identificarlas, ya que las drogas, no sólo impiden que pensemos correctamente, si no que también distorsionan las emociones.

La adicción se manifestará en una serie de recaídas provocadas por la incapacidad de manejar estados emocionales negativos y el aprendizaje de estrategias y habilidades para afrontar y manejar adecuadamente estos sentimientos, resultará la mejor forma de prevención de recaídas, proporcionando una forma de funcionamiento para minimizar o erradicar los efectos psicológicos asociados al consumo de sustancias.

Al principio del tratamiento, se experimenta, ira y frustración, sin embargo, cuando empiezan a hablar de lo que sienten, al compartir con el grupo, experimentan emocionalmente, que vuelven a vivir sin escapar de sus emociones.

Si antes cuando sentían algo consumían drogas, hoy pueden volver a estar en contacto con las emociones sin tenerles miedo, experimentando y viviendo lo que sienten.

En el grupo se realiza el manejo emocional, analizando sentimientos específicos y las emociones que desencadena, se proporcionan habilidades para identificar, afrontar y manejar estados emocionales negativos o reprimidos.

Para regular las emociones en la persona adicta, debemos tomar conciencia de la propia emoción, siendo capaz de reconocer el modo en que las emociones afectan a nuestras acciones y en la capacidad de utilizar nuestros valores como toma de decisiones.

Deberemos identificar las emociones, para desglosar las señales emocionales, etiquetar las emociones y reconocer las categorías en las que se agrupan los sentimientos, conocer como se combinan los estados emocionales, dando lugar a emociones secundarias.

Podemos afirmar que los componentes de la autorregulación del estado emocional son la tolerancia a la frustración, el manejo de los estados emocionales negativos, la capacidad de demora de la recompensa, la capacidad de afrontar situaciones de riesgo y el desarrollo de la empatía.

Si cambiamos la forma de pensar y comprender a la realidad de la persona adicta, ayudaremos a controlar sus pensamientos, promoveremos la generación de sentimientos de autoeficacia y aumentaremos su autoestima.

Para todo ello, será necesario aplicar un tratamiento de adicciones, así como un grupo terapéutico.

Esta web usa cookies propias y de terceros para su funcionamiento, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web.Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en la Política de Cookies.